LUGARES ENCANTADOS
 

PARQUE QUIROS / COLON, ENTRE RIOS

Senderos que cruzan pérgolas, esculturas y árboles gigantescos, y llevan hasta una espectacular panorámica del río Uruguay, en Colón.



 


Cristian Sirouyan.

Como un monstruo salido de sus cauces, el río Uruguay esperó el verano para disparar su furia sobre la costa de Entre Ríos. Pero en Colón ese torrente irrefrenable sucumbió ante la presencia del Parque Quirós, encaramado en la cima de una lomada que se eleva 10 metros.

Allí, el río no sólo tuvo el tino de aquietarse sino que, además, dejó a salvo la deslumbrante panorámica de naturaleza en perfecta armonía, discretamente decorada por los colores vivos de las carpas salpicadas en el balneario Piedras Coloradas. El río es un remanso removido de a ratos por veleros y lanchas de paseo, que roza con delicadeza el contorno de las islas de Hornos y Queguay.

Esa calma dominante es parte esencial de las bondades que el parque ofrece a los turistas, que -mucho antes de alcanzar el mirador suspendido al borde de la barranca- se deleitan con el recreo que el abogado y político Herminio Quirós imaginó para sosiego propio y de sus vecinos. Para que la obra terminara de la mejor manera en 1927, dejó su proyecto en manos expertas: el paisajista Carlos Thays diseñó la parquización -ornamentada con esculturas- y el arquitecto Juan Massera se encargó de crear canchas deportivas, una tribuna, escalinatas, baños y senderos que van a parar a una réplica del Templo de Vesta. Esta maravilla que todavía ostenta su piso de mármol y doce columnas corintias, responde acabadamente a la consigna "Que coincida lo funcional con lo artístico", impulsada por el creador del parque.

Bajo el sol y el cielo limpio brilla la blanquísima Venus de Milo, en el centro de una fuente celeste. Alrededor, el verde del césped se confunde con el amarillo de las flores desprendidas de las tipas. Junto a una carpa que del 6 al 14 de febrero cobijará a los expositores de la Fiesta Nacional de la Artesanía, una espigada palmera yatay da inicio a la variada mixtura de especies. Por sobre las pérgolas, los jarrones de bronce y las figuras de piedra -como las dedicadas a Cervantes, Dante y Víctor Hugo y representaciones de leones alados que remiten a la mitología griega-, bailotean las copas de araucarias, pinos, lapachos y palos borrachos. Hasta una palmera tumbada cerca de un retoño cercado del pino de San Lorenzo parece gozar de buena salud. Las semillas de eucaliptos perfuman un sendero, que se deshace en la esquina noroeste. Un monumento a Olegario Víctor Andade, bancos, rosales y más árboles engalanan el Rincón de los Poetas. A esta altura, ninguno de los sentidos queda sin estímulo.


Lo fundó en 1927 el gobernador Herminio Quirós.  Ocupa 8 manzanas sobre la Costanera.


Datos útiles

mo llegar. Desde Bs. As. son 330 km por ruta 9 (Panamericana ramal Escobar), Zárate-Brazo Largo y rutas 12 hasta Ceibas y 14; 3 peajes, $ 10,70. Bus semicama Nuevo Expreso o Flechabús desde Retiro (5 hs.), $ 64; cama, $ 71; también llega Rápido San José.

Dónde alojarse. Una semana p/2 en bungalow La Palmera de los Conejos, sábanas, TV cable y aire acondic., $ 1.500; p/4, $ 1.600 (www.palmeradelosconejos.com.ar)
Qué y dónde comer. Pescados (como abadejo grillé y salmón al limón), mariscos (copa de camarones y rabas), chivito uruguayo, pizza y pastas, ver www.zonacolon.com/restaurantes.htm


En Bs. As., Casa de Entre Ríos: Suipacha 844, tel. 4326-2573.

(03447) 421-233/996.

turismo@colon.gov.ar

www.colon.gov.ar



Arquetipo

Además de ser un paseo que reúne historia, cultura y naturaleza, el Parque Quirós forma parte de la vida cotidiana y la idiosincrasia de todo colonense. Marca todas las etapas de nuestras vidas, desde los juegos de la niñez hasta la tranquilidad que proporciona durante la etapa de la vejez.

Este mágico lugar de encuentro sorprende a los turistas, que llegan sin saber acerca de su existencia. Es el arquetipo de lo más bello que la ciudad tiene para ofrecer.

Fuente: Clarín Viajes ed. 31-01-10