Arenales, termas y cabalgatas
 

Colón descubre los perfiles naturales de Entre Ríos

 

Flora y fauna en el parque nacional

 
 
 
 

 

 

COLON, Entre Ríos.- En esta ciudad de antigua cepa turística, junto al río Uruguay, desde el 1° de diciembre habilitarán siete mil metros de playas. Una experiencia con otras ocho ciudades y pueblos vecinos aumentó la oferta de actividades para el esparcimiento.

El parque Quirós, con enormes árboles y variadas especies, y los balnearios del Sur son un clásico en Colón. En el camping Piedras Coloradas se instalan casas rodantes a costos accesibles. Cerquita no más, el camping Los Tilos, y sin solución de continuidad las playas municipales Santiago Inkier, Nueva, Honda, todas bien cuidadas y de acceso gratuito, para caminar en la arena, el césped y el pedregullo. Un lujo, con el sol asomando en la otra banda, en la República Oriental del Uruguay.

Conviene detenerse un rato en el arroyo La Leche, o cruzar en lancha (por monedas) a la Isla de Hornos (también llamada Don Juan), con atractivos naturales e históricos.

Hacia el Norte, el club deportivo Ñapindá y el Golf Club Colón circundan el parque termal, y conforman un conjunto de servicios seductores, que se completarán pronto con un puente sobre el arroyo Arttallaz, para comunicarse en minutos con el predio del ex circuito automovilístico Salvia.

Allí acaba de encontrarse agua dulce a 900 metros de profundidad, a 41°C, para aprovechar en un nuevo parque termal de San José, que se sumará a los vecinos de Colón y Villa Elisa, en pleno funcionamiento.

A campo abierto

Las atractivas playas interminables, en el centro mismo de esta ciudad de ondulados caminitos de ripio fino y adoquines, más la tradición de fiestas artesanales y servicios, son atractivos principales que explotan los colonenses. Estos criollos y descendientes de agricultores suizo-franceses tuvieron la visión y la suerte de perforar el suelo y hallar el inmenso acuífero Guaraní, que la Argentina comparte con Brasil, Paraguay y Uruguay, y desde entonces el turismo no sabe de estaciones, apoyado en los parques termales de aguas dulces en Colón, o salobres en Villa Elisa. Existen más de 400 casas, bungalows y pequeños hoteles en plena construcción para sumarse a las 17.000 plazas en pleno uso, sólo en Colón.

Como la demanda de turistas de Buenos Aires, Rosario y otras ciudades aumentó en proporción geométrica, los vecinos decidieron confluir con Villa Elisa, San José, Ubajay, Arroyo Barú, Liebig, Colonia Hocker, La Clarita y San Anselmo en una microregión, con actividades recreativas variadas y un común denominador: la tranquilidad lugareña.

Alojarse en el complejo La Aldea de San Anselmo para disfrutar del avistamiento de aves y buena gastronomía, o pasar una jornada de campo con buen asado criollo, vino patero y cabalgatas junto al arroyo Caraballo en Don Leandro, un emprendimiento familiar de Colonia Hocker, son apenas ejemplos de la variedad de actividades posibles.

Los visitantes también pueden disfrutar de las estancias, pescar dorados río adentro, pasear en lancha, catamarán o a caballo. La historia de los edificios que pertenecieron a caudillos célebres, como Justo José de Urquiza, o el casino mismo son opciones tan atractivas como una placentera caminata por las costas del Uruguay de mañanita que se paga sola.

Daniel Tirso Fiorotto

Datos útiles

Cómo llegar

Las playas y las termas de Colón se encuentran a 300 km de la Capital Federal y 270 km de Paraná. Por el puente Zárate Brazo Largo se accede directamente, de Sur a Norte, desde la ruta nacional 14. Se paga peaje: 4,20 pesos en Zárate y 2,89 en Colonia Elía, para autos.

Informes

En Colón, página Web: www.colon.gov.ar . E-mail:
turiscolon@ciudad.com.ar (03447- 421233 / 421996).

En Buenos Aires, Casa de Entre Ríos: Suipacha 846. 011- 4326-2703 / 2573

Transporte y alojamiento

Un viaje en ómnibus de Capital Federal a Colón (Flecha Bus o Tata) cuesta entre 25 y 28 pesos.

Alojarse en un bungalow cuesta entre 10 y 20 pesos diarios por persona. Hay hoteles de 35 a 65 pesos la doble, y uno cinco estrellas con valores mayores.

La entrada al Parque Nacional El Palmar cuesta 6 pesos para mayores de 14 años; menores y jubilados gratis. Un paseo en catamarán, 10 pesos para mayores, 5 para menores.

La entrada a las termas de Colón, 5 pesos.

El Palmar, lo más parecido al paraíso

Flora y fauna en el parque nacional

Nadie visitará Colón sin darse una vuelta por el Parque Nacional El Palmar, 50 kilómetros al norte de la ciudad, por la ruta nacional 14. El predio, de 8500 hectáreas, guarda una diversidad de especies vegetales y animales.

Llaman la atención los ejemplares de yatay de 300 años en un relicto de palmeras australes que no tiene parangón en el mundo, sobre un suelo que esconde fósiles del titánico argyrosaurus o de temibles predadores que caminaron esta comarca hace 80 millones de años.

Los entrerrianos del Nordeste pisan las areniscas del cretácico, la última etapa de los dinosaurios, que también se desarrollaron aquí y quedaron sepultados en estos sedimentos del mesozoico, sobre los cuales suele encontrarse algún esqueleto humano con collares hechos de caracoles y colmillos.

Es que éste fue también el hogar de los yaros, que sabían alimentarse con miel y frutitas del yatay. Junto a los palmares se encuentra Ubajay, un poblado de 3000 habitantes que preservan en su Museo de la Estación las herramientas y los muebles de los colonos judíos llegados a estas tierras hace más de un siglo.

Para los chicos no hay como un viaje en el trencito del palmar, sobre un vagón del ferrocarril con capacidad para 25 personas tirado por una zorra. En Ubajay (fruta ácida, en guaraní) hay dos hoteles y casas de familia donde el viajero puede pernoctar.
 

La Nación, 14-11-04