Molino histórico
 

Un resabio europeo, en Entre Ríos

 
 
 
 

 

 

COLON.-- Desde esta ciudad, recorriendo 10 km por la ruta provincial 26, aparece una de las opciones históricas de Entre Ríos: Colonia San José. En esta población, fundada por el general Justo José de Urquiza, en 1857, se puede revivir la época de los colonos europeos (suizos, franceses y saboyanos), y que tan bien documentó Alberto Gerchunoff en Los gauchos judíos.

Con su típico encanto provinciano, vale la pena visitar el completísimo Museo de la Colonia y, a tres kilómetros de allí, ver de cerca el histórico molino Forclaz, declarado Monumento Histórico Nacional en 1985, que utilizaba el viento como fuerza motriz.

El creador y constructor de esta original obra fue el suizo Juan Bautista Forclaz, que llegó a la colonia dos años después de su fundación.

Luego de trabajar en un molino de malacate traccionado por mulas, construyó éste de estilo holandés.

Terminado en 1890, su imponente figura de doce metros de altura tenía tres entrepisos y una rueda metálica con dientes de madera para mover las tahonas. Pero la escasez de viento dio por tierra con sus esperanzas.

Las edificaciones de Forclaz resultan arquitectónicamente representativas de las antiguas chacras de los colonizadores: los molinos, los objetos de labranza, la vivienda.

Además, un buen complemento para entender la vida de los colonos es visitar también el Museo Histórico Regional de San José.
 

La Nación, 08-02-04